Eres libre de poner el precio que te parece justo y crees que está dentro de los valores de material ortopédico, aunque recuerda que debería ser más baratos que el producto nuevo, si no, probablemente no lo venderás.