Esta semana parte del equipo de segundaortopedia.com ha estado en Barcelona, en el curso de formación de las ortesis dinámicas DMO. El curso se celebró en la Universitat internacional de Catalunya y fue impartido por David Torras Mateo y Saioa Garcia , técnico ortopeda y fisioterapeuta respectivamente. Ambos forman parte del equipo de la ortopedia Técnica Ansebada, actuales representantes de la marca DM orthotics en España.

Este tipo de ortesis son un acercamiento relativamente nuevo para ayudar a controlar las alteraciones del tono. Consisten en diversas prendas que el paciente lleva puestas directamente sobre la piel, estimulando el sistema somato-sensorial a través de los propioceptores de la piel proporcionando un feedback sensorial que repercute en el control motor.

La idea es conseguir una mejora de la funcionalidad del paciente gracias a proporcionarle una mejor postura, una mayor estabilidad proximal y la posibilidad de reducir los movimientos involuntarios a nivel distal.

Todas las ortesis están hechas con un tejido a base de lycra que lleva diversos refuerzos para potenciar determinadas acciones musculares o posturas.

La gama de ortesis va desde un guante para mejorar la función de la extremidad superior o la mano, hasta un traje completo. El tipo y diseño de la ortesis dependerán de cada caso y de lo que queramos conseguir en cada paciente. La elección del tipo de prenda y de los refuerzos específicos que necesita cada uno es una tarea que debe llevarse a cabo por un equipo multidisciplinar, fisioterapeuta, médico y técnico ortopeda deben trabajar conjuntamente para que el paciente pueda sacarle el máximo rendimiento a la ortesis.

Esta ayuda técnica puede estar indicada en casos de: parálisis cerebral, accidentes cerebro-vasculares (ACV), traumatismos craneales, esclerosis múltiple y otras enfermedades neurológicas.

Durante el curso pudimos ver insitu las prendas , tocarlas e incluso probarlas, y también se expusieron casos prácticos en video, donde pudimos constatar la efectividad de las prendas en diferentes patrones patológicos.

Me pareció una experiencia muy interesante, creo que puede ayudar mucho a los pacientes con dificultades motoras, al proporcionar un estímulo propioceptivo potente ( lo experimenté en mi propia piel) favorece la construcción de un esquerma corpotrla más normalizado, lo cual ayuda a normalizra el tono, aconseguir unos movimientos más coordinados y efectivos y a mejorar significativamente los ajustes posturales.

Como desventajas, en mi opinión, su elevado coste, y que debido a que cada prenda se elabora a medida y con los refuerzos específicos necesarios para cada paciente, no hay posibilidad de probar el DMO antes de adquirirlo.